El «Medallón» de San Judas Tadeo… ni moneda ni medalla… ¿Entonces qué es?

Me han llegado noticias respecto a ti y a tus curaciones, he sabido que curas a los enfermos sin medicinas ni hierbas… curas a los atormentados con enfermedades incurables… y resucitas a los muertos… O eres Dios que hace estas cosas, o eres Hijo De Dios, que, bajando del cielo, haces estas cosas…

[Carta del Rey Abgar a Jesús 1]
Apostol Tadeo ante Abgar

En el parecer de muchos, el parentesco cercano entre Jesús y Judas Tadeo condujo a la tradición de asegurar un gran parecido entre ambos, de donde la iconografía adoptó la imagen del medallón con el rostro de Jesús que Judas Tadeo lleva consigo, describiéndolo como el apóstol portador del “verdadero rostro de Jesús” (vera ikon); sin embargo, un relato del siglo IV testimoniado por Eusebio de Cesarea en su Historia eclesiástica (+339), quien asegura haber consultado los archivos de Edesa, describe una correspondencia intercambiada entre el rey Abgar y Jesús, conservada a su vez en un escrito apócrifo sobre la “Doctrina de Addai” de a mediados o a fines del siglo IV, el cual relata la situación de enfermedad grave sufrida por el rey de Edesa Abgar, quien había ya escuchado hablar de los prodigios y milagros de Jesús, por lo que procede a escribirle una carta pidiéndole ir a curarlo y a su vez ofreciéndole protección en su ciudad ante las amenazas de muerte por parte de los judíos; en el mismo documento se conserva la respuesta de Jesús a Abgar refiriendo su misión a punto de terminar y asegurando que después de su ascensión enviaría a uno de sus apóstoles a Edesa para predicar el evangelio y sanarlo de su enfermedad. Según el escrito, Abgar envió su carta por medio de Ananías exponiéndole el deseo de conocer personalmente a Jesús y la dificultad de ir hacia él, fue así como Ananías pintó en un lienzo el rostro de Jesús a fin de que el rey lo conociera al menos en pintura. Otros testimonios alternos como “Los Hechos del apóstol Tadeo” describen dicha pintura como fruto de un milagro, pues Jesús mismo, ante la dificultad del mensajero de captar su rostro, pidió agua, se lavó la cara y al secársela su imagen quedó estampada milagrosamente en el lienzo; seguidamente se lo entregó al mensajero para llevárselo a Abgar. Algunos han relacionado este lienzo con la “síndone” o Sabana Santa, otros con el lienzo usado por la Verónica al limpiar el rostro de Jesús en la Pasión.

La tradición fue identificando al apóstol Addai y el apóstol Tadeo con Judas Tadeo, e incluso el testimonio original fue sufriendo cambios al paso del tiempo hasta considerar a dicho apóstol como el portador del lienzo del verdadero rostro de Jesús entregado al rey Abgar, por el cual este sanó de su enfermedad; esta ultima versión tocó la iconografía convirtiendo el lienzo en un medallón como actualmente conocemos la imagen de san Judas Tadeo.

Billete Conmemorativo. Abgar y el Mandylión del rostro de Jesús

En agosto del 2009, el Banco de Armenia imprimió un billete de 100,000 drames armenios con el retrato del rey Abgar describiéndolo como rey de Mesopotamia Armenia y sosteniendo en la mano el estandarte real con la imagen de Jesús, tradicionalmente conocido como “Mandylion” y al reverso la imagen de Tadeo de Edesa entregando la imagen de Jesús al rey Abgar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s